El Reflect Tourbillon de deLaCour

diciembre 15, 2015

Reflect Tourbillon

El nuevo diseño de caja del Reflect Tourbillon es la última incorporación a las creaciones deLaCour. Un sorprendente equilibrio entre modernidad y tradición, que alía una fuerte personalidad con un diseño atemporal.

La concepción de esta recién estrenada forma, responde a la experiencia y a los fundamentos de diseño de las icónicas formas elípticas empleadas por deLaCour. Preserva la alargada forma de la caja y mantiene las características sujeciones que ciñen la correa que tanto caracterizan a la marca.

Este modelo ha evolucionado hacia un estilo más clásico, originando una silueta más rectangular y de ángulos suavizados.

Esta edición limitada consta de 9 piezas de titanio, donde cada una de ellas parece iluminada debido a sus tubos de corindón y a la ventana curva del flanco izquierdo de la caja.

Su mecanismo tourbillon ha sido desarrollado por un equipo de reconocidos expertos relojeros suizos, que abordando una serie de precisas especificaciones técnicas, han concebido y manufacturado un calibre de diseño contemporáneo. El reloj ha sido dotado de una perfecta armonía visual gracias a su inusual arquitectura cilíndrica, cuya realización ha sido extremadamente compleja.

Ha nacido una pieza excepcional con una constitución de aspecto liviano. Las cuatro piezas tubulares rígidas que componen su estructura, liberan magistralmente el volumen interior del reloj y permiten exponer el tren de engranajes con toda claridad.

Este nuevo modelo pone de manifiesto la experiencia de la casa deLaCour y presenta dos nuevos avances técnicos:

En primer lugar, con la cuidada inserción de los cilindros, ajustados a una base de ejes perfectamente perpendiculares, que actúan como puentes y proporcionan al movimiento la máxima rigidez.

Por otro lado, posee unas pletinas revestidas con un especial lacado negro extra-brillante que refleja la luz como un espejo. Además de acentuar el efecto de ingravidez, aporta transparencia al movimiento, constituyendo una autentica primicia en el panorama de la relojería actual.

El realce del reloj, así como sus pletinas, reflejan entre si todo el conjunto del corazón del reloj.

Este movimiento tourbillon, de remontaje manual, tiene 95 horas de reserva de marcha. Cada uno de los extremos triangulares de sus agujas esqueletadas van tratadas con superluminova, facilitando así la lectura de la hora y los minutos.

Una correa de cocodrilo, cosida a mano, completa la elegante imagen de este reloj.

En términos de relojería contemporánea, podemos decir que el reloj de gran complicación, desde un enfoque tanto técnico como estético, ha sabido reinterpretarse de una forma radicalmente fuera de lo común.