deLaCour y el arte de la pintura en miniatura sobre nácar

octubre 13, 2015

Painting Dials

La pintura en miniatura sobre esferas de nácar y sus diferentes técnica forman parte del prestigio de deLaCour en términos de saber hacer y personalización.

Ricas en colores y variadas en temática, las esferas deLaCour están hechas esencialmente de nácar y despliegan todo un abanico de creatividad.

Fuerte en el arte de la personalización, la Maison ginebrina responde a una demanda, cada vez mayor, ofreciendo motivos como animales, temas florales, escudos de armas…

Esta especialidad de pintura lacada tiene muchas similitudes con el esmalte en cuanto al resultado final, sin embargo es más resistente a impacto y aplicable a cualquier substrato. Su aplicación no ofrece ningún riesgo de deformación del soporte y la reproducción excepcional y única es evidente.

Gracias a la maestría de algunos artesanos al servicio exclusivo de deLaCour, este arte se ve perpetuado para la posteridad.

La pintura sobre nácar exige una precisión excepcional, así como manos expertas. Para realizar una esfera, el pintor trabaja durante interminables horas, con los ojos fijados en un binocular.

La primera etapa del trabajo consiste en hacer una composición del tema en el formato de la esfera elíptica, teniendo en cuenta el orificio para las agujas del reloj. Las limitaciones técnicas, requieren una reconstrucción del arte final para adaptarse a la esfera. El artista dibuja la superficie disponible 4 ó 5 veces más grande que el original, en la que transcribe y recompone el tema para su presentación y aceptación.

El paso posterior a la aprobación es volver a llevar el tema a la esfera.

Luego viene la etapa de ejecución de la reducción.

Sabiendo que la pintura en miniatura requiere total concentración e incontables horas de meticuloso trabajo bajo la lupa, el pintor debe comenzar por los detalles más difíciles.

La búsqueda del tono adecuado es un desafío constante; el artista debe identificar el color dominante de todos los detalles del tema. El color básico de cada elemento se traza de manera plana y uniforme para cubrir completamente el nácar.

Varias capas adicionales, de finura incomparable, son entonces fijadas, la pintura definitiva no supera el grosor de unas pocas centésimas de milímetro.

Una vez terminado el trabajo, una laca brillante se deposita suavemente sobre toda la superficie de la esfera.

Una vez seca la laca, la esfera debe ser afinada para alcanzar su espesor final. Después de ser limpiada, la laca se pule para lograr un brillo óptimo.

Las marcas del centro de la esfera son perforadas. Las pegatinas, si constan en la esfera, se colocan, así como los apliques o piedras que pueda comprender la superficie.

Cada pintura en miniatura es única y es realizada bajo pedido.

Al ofrecer pinturas en miniatura en sus esferas de madre perla, deLaCour ejerce un arte de exquisita rareza y una delicadeza excepcional.